Emite recomendaciones Protección Civil por altas temperaturas

La Coordinación Estatal de Protección Civil, ha emitido una serie de recomendaciones, a fin de que la población tome las medidas preventivas necesarias para evitar afectaciones como son golpe de calor, deshidratación y enfermedades gastrointestinales. Esto debido al incremento de las temperaturas, ocasionado por la aproximación  de la temporada de verano.

Las altas temperaturas pueden ocasionar además otras repercusiones a la salud, como insolación o elevación de temperatura corporal por encima de lo normal

La dependencia estatal informa que el pronóstico del Servicio Meteorológico Nacional dependiente de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), es que el termómetro oscilará entre los 30 y los 34 Grados Centígrados en la mayor parte del estado; las temperaturas seguirán incrementándose durante el transcurso de los días y se tendrán noches cálidas.

Ante estas condiciones climatológicas, la CEPC recomienda no hacer ejercicio  a la intemperie y no exponerse al sol, entre las 11:00 y las 17:00 horas.

La titular de la coordinación, Ana Gómez Licón, exhortó a la población  a no dejar a personas o mascotas dentro de los vehículos estacionados bajo los rayos del sol mientras se realiza alguna compra o trámite rápido, ya que en los automóviles la temperatura se eleva considerablemente, lo que pone en riesgo la salud y la vida de sus ocupantes.

Si se requiere salir de casa, señaló, hay que protegerse del sol con gorra, sombrilla  o sombrero y vestir ropa holgada, de preferencia de algodón, manga larga y colores claros; asimismo se recomienda el uso de protector solar con el mayor factor de protección de rayos ultra violeta que sea posible. También es importante beber abundante agua, especialmente para las personas mayores, niñas y niños, por ser los más vulnerables

Otras indicaciones son procurar tener en casa sobres de suero oral, hervir el agua para beber por lo menos durante cinco minutos, no consumir bebidas alcohólicas ni demasiado  azucaradas, desinfectar frutas y verduras, y revisar pescados, mariscos y carnes rojas antes de prepararlos, a fin de que estén frescos para evitar una intoxicación.

Igualmente importante es lavarse las manos antes de preparar los alimentos y de comer, así como después de ir al baño, o de tocar cualquier superficie que pudiera estar sucia o contaminada con virus, gérmenes o bacterias,  y sobre todo se hace un llamado especial a no comer en la calle.