¿Qué hay detrás de la violencia contra los animales?

Aunque las normas jurídicas en los diferentes ámbitos de gobierno se han actualizado de forma reiterada para garantizar el bienestar animal en los países ampliamente desarollados, también es cierto que aún se registran casos de maltrato hacia las mascotas, que logran despertar verdaderos movimientos sociales en los países donde acontecen.

Los medios informativos relatan de manera regular los casos de animales quemados, cegados, ahorcados, enterrados vivos, mutilados o incluso pintados por diversión en varios lugares del mundo, propiciando que diversos especialistas lleven a cabo estudios científicos sobre las causas de esta conducta en los humanos.

En México, por ejemplo, en el inicio de este 2019, se documentaron al menos tres casos que fomentaron la organización social para repudiar este tipo de actos y que derivaron en despertar una mayor conciencia de las personas para no incurrir en esos abusos.

Se trató del caso de un perro que quedó destrozado porque un grupo de personas le amarró pirotecnia en el cuerpo durante los festejos de Año Nuevo en la alcaldía  Álvaro Obregón, en la capital mexicana, por lo que integrantes de la organización Mundo Patitas, denunció los hechos y exhortaron a los habitantes de la colonia a dar con los responsables y darles un castigo; otro abuso que causó la indignación popular fue el de ‘Miguel’, un perro callejero raza bóxer que murió durante las festividades de Año Nuevo en San Luis Potosí, generando un amplio movimiento social identificado como #JusticiaparaMiguel y el tercer caso se registró en Coahuila, cuando un hombre ebrio grabó el momento de la muerte de un can, al que previamente había apuñalado.

Algunas conclusiones de las observaciones realizadas indican que se trata a menudo de personas que no comprenden sus límites sociales, intelectuales o culturales. En la persecución de la criatura más débil, sin embargo, por un momento se sienten más potentes, o mejor dicho, menos impotentes. Identificar a alguien más vulnerable y frágil es una manera fácil para no sentirse los últimos de la cadena.

Alrededor del 20% de los casos se lleva a cabo en un entorno familiar. La familia es el lugar principal donde el ser humano crece y aprende los comportamientos, las emociones, los sentimientos y los rasgos que caracterizarán su personalidad. Si dentro del hogar abusar de otros es visto como algo normal, con toda probabilidad esta actitud será emulada por el niño.

Numerosos estudios han demostrado que las personas capaces de cometer actos de crueldad hacia los animales, son capaces también de dirigir la violencia contra los seres humanos, en particular hacia los más vulnerables, incapaces de defenderse y más sumisos.

Afortunadamente y por la incidencia de este tipo de conductas, han surgido grupos que en contraparte se dedican a propiciar una conciencia colectiva sobre la sana convivencia con los animales, principalmente los que elegimos como mascotas, lo que a su vez, derivó en un mayor número de tiendas de animales on line, que se encargan de brindar toda la asesoría requerida no sólo para elegir a la mascota ideal para la familia, sino respecto a los cuidados que se deben ofrecer a las que ya se encuentran en nuestros hogares.

También estos activistas han logrado mejorar las regulaciones legales en donde las normas para el bienestar animal se convierten ya en el lenguaje regular entre la población, e incluso, los diferentes cuerpos policiales, ya cuentan con una capacitación especial para intervenir en el caso que se detecte alguna conducta que atente contra la integridad del animal de que se trate.

Si bien en la mayoría de los casos existen penas corporales severas y fuertes castigos económicos, todo el entramado legal no resultaría efectivo si antes la sociedad en su conjunto no asume la responsabilidad de denunciar formalmente los actos de este tipo de los que tenga conocimiento.