Estos podrían ser los 7 aspectos de los virus que mejoran nuestra vida

Los virus tiene mala fama, sobre todo ahora con la pandemia, pero tienen multitud de buenas funciones. En este artículo te explicamos unas cuantas.

¿Para qué sirven los virus? Ciertamente, tienen «mala fama».

Pero no debemos analizar la naturaleza desde un punto de vista antropocéntrico.

Es más, en muchas ocasiones no tenemos los conocimientos suficientes para valorar el papel que desempeñan determinados elementos (vivos o inanimados) en un ecosistema.

En general, cuando pensamos en los microorganismos, lo primero que nos viene a la cabeza son enfermedades.

Luego, poquito a poco vamos recordando aspectos beneficiosos.

Por ejemplo, producción de antibióticos (algunos mohos y bacterias), alimentos como el yogur (bacterias) o bebidas como la cerveza (levaduras).

Y los virus, ¿para qué sirven? Parece que únicamente para causar enfermedades… ¿O no? ¿Tenemos virus en nuestro organismo aunque no estemos enfermos?

No es posible comentar en un único artículo todo lo que los virus aportan a nuestra vida.

Pero veamos algunos ejemplos.

1.- Tratamiento del cáncer y otras patologías
El retinoblastoma es un tipo de cáncer ocular que afecta principalmente a niños.

Puede causar ceguera y, si no responde al tratamiento, hay que extirpar los ojos para que no se extienda a todo el cuerpo.

Un adenovirus modificado genéticamente se ha utilizado con éxito para el tratamiento de esta enfermedad.

Ataca y elimina a las células cancerígenas sin afectar a las sanas.

También hay ensayos para usar virus modificados en el tratamiento de otros tipos de tumores: melanomas, glioblastomas.

Incluso para tratar el cáncer de cuello de útero, causado por otro virus.

Entre las enfermedades crónicas, se investiga el uso de bacteriófagos (virus que atacan a bacterias) para el tratamiento de la fibrosis quística y la colitis ulcerosa.

Algunos estudios demuestran que las personas sanas tienen una composición de fagos en su intestino diferente que las personas con colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, dos trastornos intestinales graves.

Esto también podría estar relacionado con la eficacia del trasplante de heces.