Cómo se gestó el juicio a los sanguinarios “Beatles” del Estado Islámico en EEUU y por qué no serán condenados a muerte

Cuando dos militantes del Estado Islámico se enfrentaron a un juez en Virginia el mes pasado, Diane Foley escuchaba desde su casa a través de una conexión telefónica y se esforzó por distinguir las voces de los hombres que, según los fiscales, secuestraron a su hijo antes que fuera asesinado.

Alexanda Kotey y El Shafee Elsheikh están acusados de pertenecer a una célula del EI apodada “los Beatles”, un apodo incongruentemente alegre para los ciudadanos británicos acusados del encarcelamiento, tortura y asesinato de rehenes occidentales en Siria.

Después de los avances geopolíticos y los estancamientos, las acciones militares en Siria y las peleas judiciales en Londres, el enjuiciamiento por terrorismo más importante del Departamento de Justicia en años finalmente estaba en marcha. Para Foley, quien meses antes le había suplicado al fiscal general William Barr que buscara justicia al renunciar a la pena de muerte, el hecho de que el caso estuviera en curso le pareció milagroso.

“Nos habíamos encontrado con tantos bloqueos a lo largo de los años, no podía creer que estuviera sucediendo”, dijo Foley. “Estaba asombrada por eso, de verdad, y casi no me lo creía. ¿Está pasando esto realmente?”.

El enjuiciamiento es un éxito en la lucha contra el terrorismo en las últimas semanas de la administración Trump. Pero casi no sucedió.

Las entrevistas con 11 personas relacionadas con el caso dejan en claro los obstáculos en el camino, incluida una disputa sobre la pena de muerte que requirió que dos aliados normalmente cercanos, Estados Unidos y el Reino Unido, navegaran por diferencias fundamentales en los sistemas de justicia penal. Al final, muestran las entrevistas, las familias en duelo llegaron a un consenso gradual para eliminar la pena capital de la mesa, mientras que un compromiso clave de Barr de hacer lo mismo permitió a Estados Unidos obtener la evidencia crucial que necesitaba.

En otro momento, es posible que el caso ni siquiera podría haberse manejado en tribunales civiles. Después de los ataques del 11 de septiembre, el Departamento de Justicia liderado por los republicanos favoreció la detención de combatientes extranjeros en la base estadounidense en la bahía de Guantánamo, Cuba, para los tribunales militares. Pero ese enfoque cambió.

Ahora los fiscales federales están persiguiendo el caso de terrorismo de más alto perfil desde los juicios por el atentado con bomba en el Maratón de Boston y el ataque de Bengasi, con el objetivo de asegurar condenas y castigos que puedan mantener a los hombres, en sus 30 años, encarcelados de por vida.

“Nunca hubo un momento en el que pensé que no teníamos ningún caso”, dijo John Demers, asistente del fiscal general de seguridad nacional. Pero, “no queríamos traerlos aquí a menos que tuviéramos cargos realmente buenos, una caso fuerte, y en última instancia esperaba una condena que iba a resultar en una sentencia de prisión muy importante “.

El grupo de militantes, llamados “los Beatles” por sus cautivos debido a su acento británico, llegó a encarnar la barbarie del Estado Islámico con la publicación en 2014 de horribles videos de propaganda que mostraban las decapitaciones de rehenes estadounidenses. El primero mostraba a James Foley, capturado como periodista independiente que cubría la guerra civil de Siria, arrodillado en el desierto con un mono naranja junto a un hombre enmascarado vestido de negro blandiendo un cuchillo en la garganta.

Las decapitaciones fueron parte de un reinado de terror que, según las autoridades, también involucró el submarino, simulacros de ejecución y descargas eléctricas.

Elsheikh una vez grabó en video el tiroteo de un rehén sirio mientras Kotey ordenaba a los rehenes que observaran mientras sostenían carteles pidiendo su liberación, dicen los fiscales.

Los dos acusados también coordinaron las demandas de rescate, según la acusación. Un correo electrónico a los Foley les dijo burlonamente que el gobierno de Estados Unidos los trataba “como insectos sin valor”.

Un ataque aéreo mató al miembro más notorio del grupo, que había matado a Foley y era conocido por el apodo de “Jihadi John”. Otro fue procesado en Turquía.

Eso dejó como últimos miembros del grupo a Kotey y Elsheikh, que fueron capturados en Siria en 2018 por fuerzas respaldadas por Estados Unidos. Semanas después, no parecieron disculparse mientras hablaban con The Associated Press en un centro de seguridad kurdo, denunciando a Estados Unidos y Gran Bretaña como hipócritas que no les daban un juicio justo.

El juicio en EEUU o el Reino Unido

Dentro del Departamento de Justicia, los funcionarios sopesaron si los hombres deberían ser juzgados en el Reino Unido o Estados Unidos o incluso trasladados a Guantánamo, que el entonces fiscal general Jeff Sessions había calificado de “un lugar muy bueno”, aunque los enjuiciamientos allí han fracasado, quedando rezagados en comparación a la mayormente expeditiva justicia de los tribunales estadounidenses.

Los funcionarios estadounidenses inicialmente se inclinaron hacia un enjuiciamiento en el Reino Unido. Las autoridades británicas habían acumulado pruebas convincentes durante su propia investigación y la política estadounidense alentó a otras naciones a repatriar y procesar a sus ciudadanos que se habían unido al Estado Islámico.

Sin embargo, el Reino Unido, que había despojado a los hombres de su ciudadanía británica, se resistió a presentar el caso en parte por preocupaciones sobre la posibilidad de obtener condenas y sentencias de prisión significativas en los tribunales británicos.

Una vez que esa posición quedó clara, los funcionarios se unieron para llevar a los hombres a Estados Unidos, dijo el coordinador de contraterrorismo del Departamento de Estado, Nathan Sales.

Pero los británicos se negaron a compartir pruebas con los fiscales estadounidenses sin garantías de que no impondrían la pena de muerte, que fue abolida en el Reino Unido. Eso fue un impedimento para los funcionarios estadounidenses, que dicen que consideraban que las pruebas de Gran Bretaña eran vitales para rastrear el viaje y la ruta de los hombres en su proceso de radicalización.

Entonces decidieron que no presentarían el caso sin esa evidencia, dijo Demers.

Los británicos luego cedieron y acordaron compartir pruebas sin ninguna garantía. Pero la madre de Elsheikh demandó por la transferencia de pruebas, retrasando el caso más de un año. En marzo pasado, un tribunal británico bloqueó efectivamente el intercambio de pruebas alegando el tema de la pena de muerte, un obstáculo que los funcionarios estadounidenses asumieron que podría requerir un litigio adicional para superar.

La pena capital habría sido apropiada, pero hacer justicia para las víctimas fue primordial
A pesar del fallo, los fiscales siguieron adelante. G. Zachary Terwilliger, el fiscal de Estados Unidos para el Distrito Este de Virginia, cuya oficina maneja el caso, fue uno de los que argumentaron internamente que procesar a los acusados era más importante que dejar la pena de muerte sobre la mesa.

“Ciertamente se puede argumentar, y tal vez ni siquiera sea una decisión cercana, que la pena capital habría sido apropiada dada la naturaleza horrible de este crimen”, dijo Terwilliger. Pero, “hacer justicia para las víctimas fue primordial para mí”.

Las familias también comenzaron a unirse en torno a la idea de eliminar la posibilidad de la pena de muerte.

Ese había sido durante mucho tiempo la posición de Diane Foley. La más vocal del grupo, se reunió regularmente a lo largo de los años con funcionarios del gobierno y cultivó contactos de alto nivel en Washington como la senadora de su ciudad natal, Jeanne Shaheen de New Hampshire, con quien fue coautora de un artículo de opinión en un periódico de 2019 advirtiendo contra la “impunidad” para estos monstruos “.

Aún así, el consenso en ciernes en los últimos meses fue notable porque las familias no siempre habían compartido la misma perspectiva sobre el caso.

Las ejecuciones de Foley y otros dos rehenes, Steven Sotloff y Peter Kassig, fueron documentadas en videos de propaganda, el destino de los hombres es evidente para el mundo. Pero las circunstancias de la muerte de una cuarta, Kayla Mueller, quien según los fiscales fue abusada sexualmente por el difunto líder de ISIS Abu Bakr al-Baghdadi, estaban menos establecidas y sus padres inicialmente creyeron que mantener la pena de muerte sobre la mesa podría ser una ventaja para obtener respuestas.