Muy cerca de un paro general en salud

Divide y vencerás, es la vieja consigna que puso en práctica el doctor Carlos Benítez Pineda, director del Hospital General, para impedir su remoción del cargo, misión que ha logrado con el apoyo del Palacio de Gobierno pese a que su destitución estaba cantada desde la Secretaría de Salud.

Cuando ya se encamina la protesta en contra de Benítez a dos semanas, el médico sigue en su cargo pese a las acusaciones de malos tratos y manejo negligente de la crisis sanitaria por más de 100 trabajadores del nosocomio. En tanto, los servicios del nosocomio están suspendidos, excepto la atención de urgencias y de pacientes internados.

En ese lapso, el doctor ha usado a personal agrupado en un pequeño sindicato de reciente creación para mostrar que existe inconformidad contra los empleados que piden su cese. La realidad es que es un grupo mayoritario el que exige su cambio y una pequeña cantidad de incondicionales el que pretende mantenerlo en esa posición.