Enfermedades mentales crecen a consecuencia del covid

Por lo menos, la tercera parte de la población mayor de 18 años en México podría padecer enfermedades mentales a consecuencia de la pandemia de covid-19.

Y aunque no existe una contabilidad exacta porque la epidemia continúa, dicha estimación inicial, es equiparable al porcentaje de una población que sufre estrés postraumático en zonas de guerra o de alto nivel de conflicto, señaló a Excélsior, María Elena Medina- Mora Icaza, jefa del Departamento de Psiquiatría y Salud Mental de la Facultad de Medicina de la UNAM.

Explicó, que, dependiendo de cada caso, se podría experimentar estrés postraumático al enfrentar a la muerte o una depresión profunda por la pérdida de un ser querido.

“Son una proporción similar a la que tenemos en zonas de guerra, de alto nivel de conflicto, donde hay mucha violencia, o después de catástrofes “

“El estrés postraumático viene después de una experiencia traumática que acerca a la muerte y aunque lo vemos más frecuentemente como producto de la violencia, en la situación que estamos viviendo puede suceder.

“Las familias que pierden personas y la experiencia fue muy traumática, sí pueden tener estrés postraumático, pero más frecuentemente van a tener depresión. En algunos casos el duelo se complica, no se supera en el tiempo esperado y la persona tiene que buscar ayuda”, detalló.

En la víspera del Día Mundial de la Salud Mental -que se conmemora el 10 de octubre- la exdirectora del Instituto Nacional de Psiquiatría, añadió que otro de los retos que enfrentará el sistema de salud a consecuencia de la pandemia de coronavirus, es tener los recursos suficientes para atender las secuelas neuropsiquiátricas que están presentando personas recuperadas de COVID-19.

Explicó que se trata de enfermedades mentales graves, que todavía no se sabe si serán pasajeras o permanentes.

“Es una psicosis que aparentemente tiene que ver con una inflamación del cerebro que ocasiona descompensaciones. No sabemos muy bien, si estas descompensaciones, van a ser pasajeras o cuánto tiempo van a durar.

“El hecho es que tenemos muchos casos con secuelas de la enfermedad en las personas que sobreviven y se suman a los trastornos graves”, señaló la Doctora en Psicología por la UNAM.