Aprovechan trabajo en hospitales militares Covid

Profesionales de la salud y jóvenes que se encontraban desempleados aprovecharon, pese al riesgo, las ofertas de empleo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), para laborar en los hospitales y unidades Covid puestos en operación para atender la pandemia.

Para la atención de 118 hospitales e instalaciones militares reconvertidas a Unidades Covid, 17 de ellas en el Valle de México, la Sedena lanzó la convocatoria para contratar a 5 mil 97 profesionales de la salud y mano de obra calificada.

Se llamó a médicos especialistas y generales; profesionales de enfermería especialistas y generales; laboratoristas, operadores de rayos X, administrativos y afanadores, con salarios que fluctúan entre los 35 y 10 mil pesos mensuales.

NO IMPORTA EL RIESGO

Personal con esos perfiles fueron contratados para laborar en la Unidad Hospitalaria Covid-19 que se instaló en el Sexto Grupo de Morteros, en el Campo Militar número 1 de la Sedena.

Ahí trabaja como afanador Norberto Cervantes Lara, vecino de Coacalco, en el Estado de México, en donde vive con su madre, con quien tiene poco contacto para no ponerla en riesgo.

“Me deja una sensación como de miedo, con mi familia, de hecho llego a casa, me quito mis cosas en otra parte y es muy poco el contacto que tengo con mi familia, más que nada con mi mamá”, comentó.

Norberto está consciente del riesgo que implica ser el responsable de la limpieza en un lugar contaminado con el Covid-19, por lo que sigue las indicaciones del responsable de seguridad, Giorgio Franyuti.

“Nos han estado capacitando cada día, con las medidas para prevenir un posible contagio entre nosotros, ya que nosotros estamos en contacto con todo lo que son los residuos… el doctor Giorgio nos dio una capacitación cuando entramos y diario nos están explicando y diario estamos aprendiendo algo nuevo, la verdad sí el riesgo es muy grande aquí adentro”, dijo el trabajador.

Para Cervantes Lara esta fue la mejor opción de empleo, ante el cierre de fuentes de trabajo que se generó con la llegada de la pandemia.

“Vi la convocatoria y vine a ver cómo estaba el trabajo, afuera prácticamente no hay nada y por eso tuvimos que venir aquí, fue una opción”, comentó.

Pero Norberto se queda con la sensación de haber realizado un trabajo útil, en medio de la emergencia sanitaria que afecta al mundo.